fbpx
Kata es una ‘muñeca’ hecha en un quirófano  Especiales 

Kata es una ‘muñeca’ hecha en un quirófano

Enero 07 de 2022 - por Dayana Buritica para Q'hubo Cali

Katalina, una chica transexual, habló con Q'hubo sobre el proceso de cambio físico al que se sometió por cerca de 11 años.

Con un cabello rubio abundante, labios gruesos y cuerpo exuberante, Katalina Jaramillo Henao -una paisa de 27 años- le abrió las puerta de su casa a Q’hubo para contar su historia de vida y como pasó de ser Alejandro a ser la mujer que hoy aparece en su documento de identidad y que se tomó por completo su alma.

Puede leer: Bienes de Mauricio Leal podrían ser sometidos a extinción de dominio.

Esta manizalita, criada en Medellín, tuvo una infancia compleja pues para ella no ha sido nada sencillo haber pasado de ser el niño de la casa a una chica trans, que cada vez es mucho más mujer.

“En esta país no es nada fácil hacer lo que yo hice, desde pequeña sufrí mucho porque a los 10 años los psicólogos me diagnosticaron Disforia de Género. Allí supe que estaba en el cuerpo equivocado, porque tenía un género en la cabeza y otro sexo en el cuerpo”, contó Katalina.

Ella jugaba con las niñas a la cocinita y a las muñecas, pero su papá siempre la obligó a ser parte del grupo de jóvenes futbolistas o ‘pelioneros’.

“El género está en la cabeza. A los 10 años le dije a mi mamá que quería jugar con las niñas, dejarme el pelo largo y ella me entendió, me brindó apoyo psicológico y médico”, relató la bella mujer.

Para su familia fue muy duro aceptarlo, pues son de raíces “machistas y religiosas” por lo que tardaron casi 7 años en entenderlo y empezar a tratarme como una hija”, explicó.

En el colegio también tuvo que enfrentar las críticas, pues su madre era docente en el lugar donde ella estudiaba y le adjudicaban la culpa de la elección de Katalina, según ellos, porque la consentía mucho.

La metamorfósis de Katalina

Luego de ser consciente de su identidad de género, la paisa se sometió a su primer cirugía -que le permitió cambiar su nombre en todos sus documentos de identidad-.

Se trató de una reasignación de sexo o vaginoplastia, realizada en Canadá y que le costó cerca de $30 millones.

La vaginoplastia fue un proceso no muy doloroso para ella, pues se la pasó sedada. Sentir ese órgano masculino, que no representaba su ser ni sentir, la llevó a la depresión y a querer quitarse la vida. La cirugía fue como un renacimiento y un descubrimiento de su sexualidad.

“Me hicieron una neovagina, es funcional con todas las partes normales (labios mayores, menores, cavidad uretral y vaginal). Tengo una sensibilidad normal, siento orgásmos, pues el clítoris lo hacen con una parte del glande masculino y la recuperación duró 20 días y luego de ello tuve que hacerme varias dilataciones para que no se cerrara”, señaló Jaramillo.

Luego de este procedimiento y otros como: aumento de busto, cola, liposucción, bichectomía, implante capilar, diseño de sonrisa, rinoplastia, entre otros, Katalina llegó a la Universidad, en otra ciudad y con un entorno menos agresivo.

Últimas Noticias

“Me corté el pene para ser mujer, darle paso a una vagina y poder vivir mi sexualidad abiertamente”, aceptó.

“Todas mis cirugías han sido un proceso, llevo 11 años de cambios físicos y hormonales, luego de que me quitaran los testículos dejé de producir testosterona y eso ha hecho todo más fácil”, subrayó.

La voz, la ‘cereza del pastel’

Luego de verse al espejo y ser una mujer hermosa, Katalina aún sentía que al hablar no escuchaba lo que veía y empezó a indagar cómo cambiar su voz, algo que para ella era casi imposible.

“El avance tecnológico es asombroso, sobre todo para personas como yo. Me buscó el Canal Caracol y el doctor Otorrinolaringólogo Antonio Ballestas para consultarme si deseaba hacerme la Feminización de la Voz”, indicó.

Así fue como Jaramillo hizo su vida pública en Colombia y mostró cómo fue la cirugía -antes, durante y después- que la tuvo dos semanas completamente muda.

“Estoy agradecida con cada doctor que ha pasado por mi cuerpo, así encontré mi tranquilidad y la aceptación social, así suene cruel”, puntualizó.

Katalina, una amante del estudio

Al ser su mamá una docente entregada a su labor, ‘Kata’ tiene en su ADN el estudio y la dedicación, de ahí que haya sido exitosa en sus estudios y sea esta una de sus prioridades.

En la Universidad ella eligió el arte como un camino. “Empecé la carrera de Diseño Gráfico y en cuarto semestre se abrió la carrera de Diseño de Modas, allí me propusieron hacer ambos pregrados y así fue, los docentes me apoyaron y salí con título doble. Luego hice una especialización en Gerencia de Mercadeo”, relató.

Katalina viaja mucho por el mundo, pues trabaja como freelance de diseño en varias empresas, ella dice que espera vivir en Italia, estudiar inglés y alguna otra especialización en su ramo para profesionalizarse mucho más.

En su día a día ella trabaja, hace ejercicio y desea llegar a ser una mujer mucho más exitosa.

Lea también:

Le puede interesar: Reapareció Andy Rivera tras confesar que pasa por un mal momento.

Si quieres recibir las últimas noticias de Cali a tu WhatsApp dale Click a la imagen, escribe "Hola" y sigue las instrucciones

Whatsapp
Telegram

Etiquetas:

Catalina Jaramillo transexual una mujer hecha en quirófano Video especial