La Ocde y el talento humano

La Ocde y el talento humano

Ago 09, 2019 / 40 segs

Por: Redacción Q´hubo

La Ocde y el talento humano

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ocde, llamado el club de las buenas prácticas fue creada en 1961.
Tiene su origen en la Organización Europea de Cooperación Económica (Oece) de 1948, creada para administrar la ayuda del Plan Marshall, proporcionada por EE.UU. y Canadá para la reconstrucción de Europa tras la Segunda Guerra Mundial.

Hoy a ese grupo pertenecen las grandes economías del planeta, entre ellas Alemania, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Estados Unidos, Francia, Grecia, Irlanda, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, Suecia, Suiza, Turquía y Japón.

También son países miembros, Finlandia, Australia, Nueva Zelanda, México, República Checa, Corea, Hungría, Polonia, Chile, Israel, Estonia, y Eslovenia. Lituania ingresó a la Ocde en el 2018 junto a Colombia, que lo hizo en 30 de mayo de ese año.

La Ocde promueve “políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo”. Ser un país miembro, por tanto, sirve para prosperar.

En ese sentido, esa organización exige a cada país miembro fortalecer no solo su economía, sino su educación y en especial la preparación de su talento humano para enfrentar los desafíos de la globalización y la apertura de mercados.

 

 

Importancia para Colombia

Pertenecer a la Ocde permite a Colombia participar en todos los procesos de comercio internacional y recibir ayuda al igual que asesoría de los demás países miembros en ese campo.

De esta manera, el país podrá acceder a los grandes mercados con sus productos y servicios, siempre y cuando cumpla con las exigencias que existen en materia de competitividad, buenas prácticas, gobierno corporativo, desempeño de las finanzas públicas, mejor nivel educativo y certificaciones en diversos campos económicos.

De allí que un número importante de empresas colombianas y del Valle se encuentren ahora adelantando procesos de certificación internacional para aprovechar las ventajas de esos mercados de mayor desarrollo.

Por ello, es fundamental contar de manera prioritaria con mayor mano de obra calificada y certificada para que nuestros productos puedan tener una mejor aceptación en diferentes campos del conocimiento.