¿Un pacto con el diablo selló el incendio de la Catedral de Notre Dame?

¿Un pacto con el diablo selló el incendio de la Catedral de Notre Dame?

Abr 16, 2019 / 50 seg

Por: Redacción Q'hubo

Muchas personas quedaron perplejas al saber la noticia del incendio en una de las catedrales más conocidas del mundo. La versión de las autoridades obedece a un incendio incidental. Sin embargo, hay muchas personas que especulan que hubo algo más tenebroso, como una maldición de siglos atrás, que hizo generar la gran conflagración en el templo.

¿Notan algo raro en esta foro? Más adelante lo descubrirán.

Por más de diez horas ardió una de las capillas más representativas del mundo, se trató de la catedral de  Notre Dame en la mágica ciudad de París. 

Al parecer todo se produjo en medio de una remodelación de la parte más alta de la aguja de la iglesia, así comenzaron las llamas y se expandieron intrépidamente por todo el templo.

Por su lado, la Unesco dijo que junto con el gobierno francés hará todo lo que esté a su alcance para restaurar el icónico monumento, patrimonio de la humanidad desde 1991.

¿Un pacto con el diablo selló la maldición?

Pero lo que pocos saben es de una supuesta maldición que por generaciones se ha aumentado entre los feligreses.

Todo se remonta al año 1300, cuando un joven llamado Biscornet dedicó su vida para dar el toque final a la puerta de Santa Ana – a un costado del templo- y así inmortalizar su nombre. Finalmente, lo logró, aunque a un costo que superó la popularidad de su obra.

Después de muchos días de trabajo y aún faltándole mucho, el joven se encontraba rendido y sin fuerza para cumplir la misión. Fue allí cuando el diablo se le apareció y decidió darle su ayuda a cambio de su alma.

Esta es la imagen en que muchos usuarios de redes sociales ven algo espectral.

El joven acepto, y según cuenta la leyenda, la puerta se construyó en pocos días ‘mágicamente’. Es por esto que las personas le dan esta explicación a una una de las fotografías que rueda por redes sociales, en donde se ve una figura extraña saliendo de las llamas, algo diabólico dicen algunos. Sea cierto o no, esta tragedia patrimonial y religiosa parece obra del mismísimo diablo.

Otro de los datos curiosos es que en la inauguración en 1345, nadie podía abrir la puerta que aquel joven había forjado. La historia asegura que, solo hasta que el padre arrojó agua bendita a dicha puerta se pudo abrir.
Casualidad o no, la respuesta solo está en los corazones de los creyentes que profesan su fe y le dan la explicación que sus religiones les orientan.

Así quedó el templo después de la conflagración.