Ni las llamas del infierno pudieron borrarle la sonrisa a 'Eduardito'

Ni las llamas del infierno pudieron borrarle la sonrisa a 'Eduardito'

Sep 03, 2019 / 40 segs

Por: Juan Felipe Delgado

La tarde del sábado 19 de noviembre de 2016 quedará siempre en la memoria de Eduardo Botero, un niño de 8 años que sufrió quemaduras de tercer grado en el 60% de su cuerpo.

‘Eduardito’, como le dicen sus familiares, sobrevivió gracias a que su hermano mayor uso su propio cuerpo para poder apagar las llamas que consumían la vida del menor de los Botero.

Te puede interesar: Brayan, el atleta que perdió sus ojos pero le ganó al cáncer

Eduardo decidió ir al taller de motos de su papá, ubicado en el centro de Florida, Valle del Cauca. A eso del mediodía su padre debió salir a dejar unos almuerzos. En ese momento entró un ayudante del taller y no se sabe muy bien qué pasó después.

El ayudante manipuló algún motor, algo hizo chispa cerca de un tarro de gasolina, el ayudante lanzó el tarro hacia atrás, y Eduardo y su hermano estaban allí, abrazados en medio del fuego.

El pequeño resultó quemado en casi el 60% de su cuerpo. Durante 45 días permaneció en coma; 8 meses más estuvo hospitalizado.

Luego de 58 cirugías ‘Eduardito’ sigue sonriendo y luchando para tener una mejor vida.



Hoy en día el pequeño Eduardo está en Bogotá, recuperando de su última cirugía. Si bien el menor de los Botero se recupera satisfactoriamente sus papás están preocupados, ya que no tienen los recursos para mantenerse en esa ciudad los días que ‘Eduardito’ necesita estar.

Si usted desea ayudar a esta familia puede contactarse al número 319 4418561

 

También puedes leer: Así es la vida después de sufrir un ataque con ácido